iMeil NewsLetter - Marketing global

Tea Party, ¿una nueva tendencia?

GregPor: Greg Alvarez
iMeil.com.mx
Septiembre 20, 2010

Compártelo:   Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en LinkedIn

Tea Party, ¿una nueva tendencia? Es claro que en muchas partes del orbe la población se encuentra desencantada por el sistema de partidos que les rige.

En los USA, trás el desánimo en la administración Obama, ha surgido un movimiento ciudadano, llamado Tea Party, el cual tiene como objetivo implementar los cambios que la población requiere, dejando de lado las clásicas luchas por el poder y la repartición de beneficios propios que los partidos políticos buscan y establecen como su principal bandera.

El Tea Party, según se argumenta, carece de nexos con el sistema de partidos actual y se compone de gente normal, de aquélla que no suele acudir a mítines, reuniones o congregaciones políticas. Es gente que, en su mayoría, compone la clase media, ese sector de la sociedad del que todo gobierno trata de obtener su aceptación.

Hartazgo es lo que ha marcado el surgimiento de este movimiento. Muchos estadounidenses se oponen al rescate que ha y está realizando el gobierno, aunado al reproche por los estímulos y ventajas que se dá, como en cualquier otro país del mundo, a quienes más tienen.

Es fácil suponer que este movimiento no ha sido armado o similar a una revolución, no por el hecho de que no existan argumentos suficientes para ello, es más bien debido a que la población que le está impulsando y soportando cuenta con una educación, preparación y experiencia suficientes que les permiten el tratar de visualizar las cosas y evitar extremismos que, lejos de ayudar a resolver las problemáticas que dieron origen al movimiento, las complicarían.

Es un movimiento ciudadano y, como tal, no tiene "jefes" ni "líderes" con los cuales se pueda "negociar" o tratar de llegar a un acuerdo. Un riesgo enorme, de hecho, pues no existe nada que pueda detener una cierta inclinación o tendencia que se presente.

Y estas tendencias e inclinaciones ya se están presentando. En las primarias, aquéllos candidatos apoyados por el Tea Party están ganando... y ante lo que se podría llamar "enormes rivales". Tal es el caso de Christine O'Donnell, quien en las primarias de Delaware venció al republicano Mike Castle, ex gobernador y nueve veces electo.

A la fecha, se habla de que más de la mitad del electorado estadounidense apoya el movimiento del Tea Party. Se tendría que ser realmente ciego para no haber detectado esta tendencia en las preferencias del electorado, o más enfocado al marketing, para no detectar las tendencias del mercado.

Recuérdese: es el consumidor quien hoy tiene el control. Alejarse de los gustos, percepciones y demandas del mismo, es sinónimo de caminar a la extinción. Valdría le pena meditar y analizar el comportamiento de los departamentos o áreas de los partidos políticos encargadas de estos aspectos.

Por si fuera poco, un 35% del electorado argumenta ofrecer su apoyo a tal movimiento y más del 20% se considera militante del mismo. Con una aceptación tan fuerte, es momento de que los partidos se enfoquen a satisfacer las demandas del electorado.

¿Existe la posibilidad de ocurrir algo similar en América Latina? Sí. Los factores y ambiente están puestos. Las principales economías, no obstante, no cuentan con candidaturas independientes establecidas, pero sería importante conocer el impacto en países como México, Brasil, Argentina, Chile y Perú.

Si bien existe la posibilidad de que a un nivel de una candidatura presidencial la presencia de las candidaturas independientes no tendría tanta fuerza, sí contarían con altas posibilidades de triunfo en elecciones locales, desde las gubernamentales hasta municipales.

Prioritario, sin embargo, es que se logre la presencia o representación de la población a través de ofrecer la posibilidad de candidaturas independientes en las senadurías y diputadurías. Es aquí donde la población tendría la fuerza de velar por su beneficio al impulsar, aprobar o detener legislación que le beneficia o afecta.

En Argentina y México, sin duda, es donde se apreciarían grandes ventajas de esta implementación. Lo han demostrado a través de cacerolazos, el primero, y hacer que partidos pierdan registro al anular su voto, los segundos.

Lee lo que se opina sobre el tema

Comentario:
Nombre*:
Email*: